Tengo los pómulos hundidos. ¿Puede el ácido hialurónico ser una solución? - Centro Médico Prada

Tengo los pómulos hundidos. ¿Puede el ácido hialurónico ser una solución?

Tengo los pómulos hundidos. ¿Puede el ácido hialurónico ser una solución?

Una de las técnicas que se emplean para el aumento de volumen de los pómulos es la infiltración de un producto de relleno, el ácido hialurónico, que se inyecta bajo la piel, en el plano profundo de la dermis, de forma ambulatoria en consulta con una aguja fina, constituyendo así una alternativa cómoda a los métodos quirúrgicos como la colocación de un implante o la infiltración de grasa propia o “lipofilling”.

Para este fin, el ácido hialurónico que se emplea es el de alta densidad (AHAD), como el Macrolane® o el Juvéderm Voluma®. Hay que tener en cuenta que este producto es reabsorbible, por lo que los resultados son temporales y desaparecen al cabo de unos 12 meses, aunque este tiempo varía según factores como la edad, el tipo de piel, el estilo de vida, la actividad muscular y la estructura individual de los tejidos. Si se quiere mantener el efecto, hay que realizar infiltraciones periódicas de producto. Lo que sí es cierto es que, con cada nueva aplicación, la duración va siendo cada vez mayor, puesto que siempre queda un efecto de volumen residual en el tejido producido por un aumento de la síntesis de colágeno que induce la inyección de ácido hialurónico en el tejido subcutáneo, lo que quiere decir que las sucesivas aplicaciones pueden hacerse de forma cada vez más espaciada.

La naturaleza transitoria de este tratamiento tiene ventajas y desventajas. La desventaja es que hay que repetir la infiltración periódicamente. La ventaja es que cada nueva aplicación puede adaptarse a los cambios que va sufriendo la forma de la cara a lo largo de los años, consistentes en el descolgamiento debido a la edad, al tipo de piel y a la exposición al sol, fundamentalmente.

Dra. Prada

About Author

Related posts

Deja un comentario