fbpx

¿Se pueden realizar varias cirugías al mismo tiempo?

¿Se pueden realizar varias cirugías al mismo tiempo?

Cuando una persona se está planteando realizarse varias intervenciones de cirugía estética, siempre tiene la tendencia a querer hacérselas a la vez, en el mismo acto quirúrgico, con la idea de que “así se sale de una vez” de la anestesia, del postoperatorio, etc. Sin embargo, no siempre es prudente o aconsejable, ni a veces posible, hacer esto, dependiendo de una serie de factores, entre los cuales podemos mencionar:

  • La duración de las intervenciones. Ya que, si cada una de ellas es muy larga, al final la cirugía, y también la anestesia, se alargan más de lo aconsejable, ya que durante tanto tiempo el organismo pierde calor corporal, etc.
  • El estado general de la persona. Toda cirugía supone una cierta agresión para el organismo, de la cual éste se tiene que recuperar después. Si la persona es frágil, o de edad avanzada, o con un estado nutricional pobre, puede no estar preparada para enfrentarse adecuadamente a esta agresión, y tener después un postoperatorio comprometido.
  • La pérdida de sangre y de fluidos corporales que ocasiona cada intervención. Aunque la cirugía se lleva a cabo siempre con el mayor cuidado posible, no puede evitarse una cierta pérdida de sangre durante ella, sobre todo en las cirugías largas y con despegamientos amplios de los tejidos. Si se hacen varios procedimientos en la misma intervención, la pérdida de sangre de todos ellos se suma. Y, aunque teóricamente siempre es posible realizar una transfusión sanguínea para compensarlo, ésta no está exenta de riesgos y de posibles reacciones en el organismo, por lo que siempre trata de evitarse, y más cuando no se trata de urgencias ni de situaciones de las que depende la salud, sino de cirugía estética.
  • Las molestias del postoperatorio. No todas las intervenciones producen igual grado de dolor o incapacidad postoperatorios. Pero si se combinan procedimientos de por sí molestos, el período postoperatorio puede ser difícil de sobrellevar para el/la paciente. Esto es algo que éste/a siempre tiende a subestimar a la hora de solicitar la intervención, para lamentarse luego, cuando ya no queda más remedio que soportarlo.
  • La postura en quirófano. Hay intervenciones incompatibles de combinar en la misma cirugía, ya que han de realizarse en posturas diferentes. Un ejemplo sería el aumento de mamas, que requiere que la paciente esté tumbada boca arriba y no se apoye después, en los primeros momentos, en la zona operada, y el aumento de glúteos, que se realiza boca abajo y plantea el mismo problema respecto al apoyo posterior.

No dándose estas circunstancias que dificultan la realización de cirugías combinadas, no hay inconveniente en llevarlas a cabo. De hecho, hay intervenciones que se combinan con mucha frecuencia. Veamos ejemplos:

  • La liposucción de abdomen y flancos, y la abdominoplastia. De hecho, hay una técnica especial, la lipoabdominoplastia, que practicamos habitualmente en nuestro centro médico de Sevilla con excelentes resultados.
  • La liposucción de mamas y la mamoplastia de reducción. La técnica de reducción de mamas de cicatriz vertical de Lejour, que nosotros practicamos, se basa en esta combinación para conseguir unas mamas con buena forma y cicatriz reducida.
  • La liposucción de la región pectoral, y de otras zonas como abdomen y flancos, y la eliminación de la ginecomastia en varones.
  • La liposucción de papada y el “lifting” facial. De hecho, la técnica del mini-“lifting” facial o “MACS-lift” se sirve de aquélla para movilizar mejor los tejidos de la cara y el cuello, consiguiendo muy buenos resultados con una cicatriz reducida.
  • La blefaroplastia o cirugía estética de los párpados y y el “lifting” facial. Así se consigue un rejuvenecimiento más completo del rostro, cuando ambas intervenciones están indicadas.

Y muchas otras posibilidades.

Dra. Prada

About Author

Related posts

Deja un comentario