¿Qué es una cicatriz hipertrófica? - Centro Médico Prada

¿Qué es una cicatriz hipertrófica?

¿Qué es una cicatriz hipertrófica?

Una cicatriz hipertrófica es una cicatriz roja y abultada que permanece en esta situación durante más tiempo que una normal. Sin embargo, con el tiempo (meses o años) acaba aplanando y volviendo del color de la piel restante, como una cicatriz madura.

Siempre que hay una herida se forma una reacción inflamatoria del organismo encaminada, primero a la defensa frente a los gérmenes para evitar que penetren y produzcan infecciones y, después, a la reparación y cierre de la misma. De la primera función se encargan los leucocitos de la sangre, y de la segunda, unas células llamadas fibroblastos, que comienzan a producir capas de colágeno, la proteína dura y resistente de que están hechos los tendones, la capa profunda de la piel y muchas otras estructuras del organismo.  Este acúmulo de fibras de colágeno constituye la cicatriz.

La reacción inflamatoria descrita dura unos meses, hasta que el proceso de reparación termina y la herida queda cerrada de forma resistente y duradera. Mientras está en curso, se aprecia un tono rosado en la cicatriz, debido a que los vasos sanguíneos de la zona permanecen dilatados para que llegue más riego sanguíneo a la misma. Es normal notar, en este período, variaciones momentáneas del color rosado con los cambios de temperatura, con la presión, etc., y además notar picores en la piel en este punto. Todo esto desaparece cuando la cicatriz madura y se vuelve blanca del todo.

Una cicatriz que evoluciona normalmente permanece plana, aunque esté rosada. Sin embargo, en determinadas ocasiones el organismo desarrolla una reacción inflamatoria exagerada y prolongada, bien sea porque la herida no ha sido limpia, porque se ha infectado, o bien porque se sitúa en una zona sometida a movimientos y tensiones, como las articulaciones. También se da el caso de personas que tienen tendencia a este tipo de cicatrización en cualquier herida que presenten. En estas situaciones, la cicatriz comienza a abultarse, y se nota dura al tacto como un cordón, además de estar roja. Esto es una cicatriz hipertrófica.

Una localización en la que casi todas las heridas e incisiones, en prácticamente todas las personas, ocasionan cicatrización hipertrófica es sobre el esternón, en el centro del pecho. Por eso hay que valorar bien la necesidad de realizar incisiones quirúrgicas en esta zona, salvo que sea del todo necesario.

No hay que confundir la cicatrices hipetróficas con las cicatrices queilodeas. Esta últimas, se diferencian de las anteriores en que, además de persistir en el tiempo, van creciendo tanto en grado de abultamiento como en el ancho, sobrepasando incluso los límites originales de la cicatriz. Además, las cicatrices queloideas no se pueden eliminar quirúrgicamente ya que, en ocasiones, la nueva cicatriz puede ser incluso más abultada y ancha que la anterior.

En el caso de las cicatrices hipertróficas, su tendencia es a madurar con el tiempo, aunque a veces tarden mucho, aplanándose y poniéndose blancas. No obstante, si han estado abultadas, lo normal es que queden ensanchadas. Pueden tomarse una serie de medidas para acelerar el proceso y para prevenir en lo posible la progresión del abultamiento, como las que comentamos a continuación.

Lo primero que hay que hacer, cuando una cicatriz empieza a abultarse, es empezar a utilizar a diario unos parches adhesivos de silicona que venden en las farmacias. Son láminas de gel que generalmente vienen en tamaños de 10×10 cm., aunque las hay con formas específicas para la areola del pezón, etc. Se pueden recortar al tamaño deseado, y pegarlas sobre la piel de la cicatriz. Hay que ser muy constantes con su uso, porque los cambios no se notan de un día para otro, sino a largo plazo, por lo que muchas personas se cansan y dejan de usarlos, lo que es un error.

Otro posible tratamiento es la inyección, en el espesor de la cicatriz, de fármacos corticosteroides, que frenan el proceso inflamatorio y aceleran la maduración. Se realiza en sesiones sucesivas en consulta.

La extirpación quirúrgica de la cicatriz para su sustitución por otra nueva debe reservarse para el momento en que la misma ya ha madurado, si en ese momento está ensanchada o inestética de alguna forma. Si, cediendo a la impaciencia, se hace esto antes, hay posibilidades de que la reacción inflamatoria presente aún en el tejido se reactive ante la nueva cirugía, dando lugar a una nueva cicatriz hipertrófica y alargando el proceso, en vez de acortarlo.

Dra. Prada

About Author

Related posts

Deja un comentario