fbpx

Las consultas por varices se duplican en verano

Las consultas por varices se duplican en verano

Las piernas cansadas, la pesadez, los tobillos hinchados y la aparición de varículas son los primeros indicios de la insuficiencia venosa, una patología con gran prevalencia en nuestro medio. El Capítulo Español de Flebología (CEF) apunta algunos consejos para prevenir esta patología venosa en época estival. Según la doctora Cristina Puigdellivol, vocal del Capítulo Español de Flebología de la SEACV y adjunta del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular del Centro Médico Teknon, es importante tomar precauciones aunque no se tengan varices, “aunque la prevención no debe ser algo meramente estacional, sino conllevar un cambio de vida tanto en verano como en invierno, y unos controles periódicos a realizar por profesionales especializados”.

En este sentido, la doctora asegura que “las piernas cansadas, la pesadez, los tobillos hinchados y la aparición de varículas, son los primeros indicios de la insuficiencia venosa, una patología con gran prevalencia en nuestro medio”. Además, el verano es la época del año más molesta para quienes sufren esta patología. “Con el calor aparecen o se incrementan los síntomas, y es entonces cuando un gran número de individuos se dan cuenta de que es preciso hacer algo para calmar su molestias y/o evitar su progresión”. Así pues, “una vez al año las personas con sospechas de síntomas deberían acudir al especialista para ratificar que todo está bien o para detectar alguna anomalía incipiente que, como tal, sea fácilmente tratable”, apostilla.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para padecer dicha enfermedad son “tan comunes que resulta muy difícil encontrar individuos que no tengan ningún tipo de predisposición a la misma a lo largo de su vida”, sostiene Puigdellivol. “Las varices no sólo se heredan como quien recibe un preciado bien familiar, sino que pueden desarrollarse favorecidas por una vida sedentaria, sobrepeso, profesiones que obliguen a permanecer largas horas de pie o sentado, cambios o tratamientos hormonales o embarazos”, añade.

Así pues, “resulta evidente que en nuestro medio prácticamente todos estamos expuestos a alguno de estos factores y, por tanto, somos potenciales candidatos a tener una insuficiencia venosa”. Por este motivo, según la doctora, “la prevención es el arma más útil de la que disponemos para intentar evitar la aparición de varices, detener su progresión y de esta forma evitar las complicaciones.”

Fuente: Salud Estética 27.07.2010

About Author

Related posts

Deja un comentario