La recuperación después de la cirugía de aumento de glúteos - Centro Médico Prada

La recuperación después de la cirugía de aumento de glúteos

La recuperación después de la cirugía de aumento de glúteos

Cuando se despierte de la operación, notará tirantez en la zona de las nalgas, y se encontrará tumbado/a boca abajo (en decúbito prono), para no comprimir la zona intervenida. En los primeros momentos se encontrará adormilado/a y con frío, e incluso tendrá tiritona, que se pasará pronto.

En un primer momento pasará a la Sala de Despertar, donde se le vigilará hasta que esté un poco más recuperado/a, momento en que se le trasladará a su habitación de la planta, donde podrá estar en compañía de sus familiares y allegados.

Algunas personas pueden sentir náuseas en el postoperatorio. Es una reacción a algunos fármacos de la anestesia, que se va pasando poco a poco, con ayuda de una medicación que se administra para este fin, junto con un antibiótico y calmantes.

Si desea conocer más en profundidad estos detalles del período postoperatorio en general puede encontrar información extensa en nuestra página “Cirugía > Pasos de una intervención quirúrgica > El postoperatorio” del menú desplegable superior.

Las molestias de la recuperación durante los primeros días son variables de una persona a otra, pero en general lo que más incomoda es el hecho de no poder tumbarse boca arriba o sentarse, salvo que se coloquen almohadas o apoyos bajo los muslos y en la zona lumbar, sino tener que estar de pie o tumbado/a boca abajo.  Sin embargo, estas molestias van cediendo día a día, de manera que en poco tiempo es posible adoptar todas estas posturas de nuevo. Hay que señalar que, al sentarse, uno no lo hace sobre las prótesis, ya que éstas van colocadas más arriba, en la zona de las nalgas que va en contacto con el respaldo, no con el asiento.

La faja de presión, que se lleva a la clínica el día de la intervención para colocarla ya en el quirófano al terminar ésta, se utiliza durante el primer mes y medio, quitándola solamente para la ducha. En realidad no es obligatorio su uso, pero sí recomendable, ya que proporciona mayor comodidad en el postoperatorio inmediato. Si se ha realizado liposucción complementaria, sí es obligatorio el uso de la faja.

En cuanto a las actividades que pueden irse realizando a lo largo del postoperatorio, son variables de una persona a otra, como así lo son las molestias, pero en general puede decirse que:

  • Desde el día siguiente a la intervención puede caminar y pasear.
  • A partir de los 10 días puede conducir un coche.
  • A partir del mes puede iniciar un ejercicio físico moderado.
  • Y a partir de los dos meses puede realizar cualquier tipo de ejercicio físico.

En el postoperatorio inmediato se puede apreciar inflamación y morados en la zona intervenida. Todo ello va desapareciendo progresivamente. También se puede notar acorchamiento o falta de sensibilidad en algunas zonas de la piel, que se recuperan con el tiempo.

<< Anterior

Siguiente >>

About Author

Related posts

Deja un comentario