fbpx

La obesidad puede influir en la cronificación de la migraña, presente en un 12% de la población general

La obesidad puede influir en la cronificación de la migraña, presente en un 12% de la población general

La mayoría de los pacientes migrañosos pueden controlar bien la enfermedad con un antiinflamatorio no esteroideo o un triptán, pero en un grupo reducido se precisa recurrir al tratamiento preventivo. Como expone Samuel Díaz Insa, coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y de la especialidad en el Hospital de Gandía (Valencia), "alrededor del 15 por ciento de los pacientes experimentan una cronificación de la migraña, lo que redunda de forma muy negativa en su calidad de vida. El concepto de migraña crónica es relativamente nuevo: se ha incorporado de forma reciente a la clasificación internacional de cefaleas, y es uno de los objetos de investigación que en la actualidad despierta más interés".

Entre los últimos trabajos llevados a cabo sobre ese subgrupo de pacientes, Díaz Insa destaca algunos que han hallado una inesperada relación con la obesidad: el sobrepeso influye en la cronificación de la migraña.

Otros trabajos han revelado la utilidad de la toxina botulínica en estos pacientes, que responden mal a las terapias convencionales. En concreto, la toxina se está ensayando en Estados Unidos como abordaje preventivo. "También se ha empezado a utilizar como tratamiento de uso compasivo en España y con bastantes buenos resultados: son enfermos en los que se produce una media de 20 crisis migrañosas al mes y al aplicar la toxina botulínica alrededor de la cabeza se reduce la intensidad de esos episodios. Se administra cada tres meses hasta que el paciente empieza a mejorar el tratamiento".

Díaz Insa también ha aludido a la necesidad de crear unidades específicas de migrañas, que beneficiarían mucho el tratamiento de este grupo de enfermos difíciles, gracias al trabajo de neurólogos y enfermeras especializados y el apoyo de psicólogos y terapeutas ocupacionales. También ha advertido contra los mensajes que sugieren que ciertos suplementos alimentarios pueden beneficiar a los pacientes: "No tienen aval científico".

Fuente: DMedicina 10.09.2010

About Author

Related posts

Deja un comentario