fbpx

La cirugía estética de la nariz ha cambiado de tendencia hacia la sutileza en los cambios

La cirugía estética de la nariz ha cambiado de tendencia hacia la sutileza en los cambios

A lo largo de los años han cambiado mucho los objetivos que los/as pacientes buscan cuando se plantean realizarse una rinoplastia o cirugía estética de la nariz. Si ben antes lo que se buscaba era un aumento o disminución drásticos del tamaño de la nariz, hoy día las personas son más selectivas y están más seguras de sus deseos. Por lo tanto, buscan cambios más discretos en la apariencia de su nariz.

No se puede realizar una rinoplastia de forma adecuada sin tener en cuenta factores tan importantes en la vida del/de la paciente como son los emocionales y sociales. Conocer sus circunstancias y saber qué le preocupa sirven al/a la cirujano/a para determinar en qué medida debe cambiar la nariz de la persona, en el contexto de su rostro.

Existen dos modalidades de rinoplastia en cuanto al abordaje y posterior cicatriz: la rinoplastia cerrada, en que las incisiones se hacen sólo por dentro de los orificios de la nariz, por lo que luego no queda cicatriz visible alguna, y la rinoplastia abierta, en que se hacen las anteriores, pero unidas en el centro con una pequeña incisión en la columela central de la nariz, donde después queda una pequeña marca. Generalmente la primera se realiza en casos más sencillos en los que prima la modificación del dorso de la nariz (en casos con caballete, por ejemplo), mientras que la segunda se reserva para casos más complicados, que requieren trabajar la punta de la nariz bajo visión directa.

Si existe caballete o giba en el dorso de la nariz, se elimina limando el hueso por debajo de la piel. Por lo tanto, la reducción es progresiva a medida que se va trabajando. La punta es más difícil de modificar, ya que está compuesta de finos cartílagos que hay que moldear con gran precisión, eliminando pequeñas porciones del mismo o mediante puntos de sutura de pequeño calibre. Si hay una fractura en el tabique nasal, normalmente a consecuencia de un traumatismo, se despega la mucosa (la piel que lo cubre) y se elimina el trozo de cartílago afectado, lo que no supone problema, ya que se regenera de nuevo al cabo de unos meses.

Fuente: Salud Estética 30.11.10

About Author

Related posts

Deja un comentario