fbpx

La cirugía de rinoplastia en detalle

La cirugía de rinoplastia en detalle

Como comentábamos en la página anterior, la duración habitual de la rinoplastia es de 2 a 3 horas, aunque en ocasiones, si el caso es complejo, puede ser más larga.

En la rinoplastia cerrada, se hacen las incisiones por dentro de los orificios de la nariz, de forma paralela al borde, y desde ahí se despega por dentro la piel del hueso y cartílago que hay bajo ella. La parte superior de la nariz, compuesta por los huesos propios nasales, se modifica mediante limado y unas incisiones laterales llamadas osteotomías, realizadas bajo la piel, y la parte inferior, cartilaginosa, se trabaja mediante eliminación de ciertas porciones de la misma y moldeado de otras, hasta conseguir la forma deseada. Si es necesario, es posible abordar el tabique nasal, despegando la piel que lo cubre, denominada mucosa, y moldeándolo también u obteniendo injertos del mismo.

Una vez terminado el trabajo, las incisiones se suturan mediante puntos sueltos reabsorbibles, que se caen solos y no hay que quitar. Se coloca en su lugar un taponamiento de ambas fosas nasales, que se mantiene durante 1-2 días, y sobre la nariz por fuera se da forma y fija una férula de escayola o de metal moldeable, sujeta por esparadrapo a la cara y cuyo fin es proteger los huesos propios nasales, que se han desplazado a su nueva posición y deben consolidarse, como si de una fractura se tratara. Esta férula ha de mantenerse en su lugar un mínimo de 10 días, que es el tiempo que tardan los huesos propios en "soldarse" y quedarse fijos en su lugar.

Si la rinoplastia es abierta, se empieza haciendo la mismas incisiones por dentro de los orificios nasales que en la cerrada, pero se unen en el centro mediante una pequeña incisión en la columela, o columna central entre ambos. Esta incisión se hace en forma de escalón o de V, para que la cicatriz después quede disimulada y no se vea como una raya. Acto seguido se levanta la piel de la punta de la nariz, de forma que quedan expuestos los cartílagos que forman el esqueleto de la misma, y pueden moldearse de forma mucho más precisa bajo visión directa. Por eso se elige esta técnica en casos de puntas nasales complejas y difíciles. La sutura de las incisiones en los orificios es igual que en la rinoplastia cerrada, y la de la columela se lleva a cabo mediante puntos muy finos no reabsorbibles, que se quitarán muy pronto para que no dejen marcas.

En algunas ocasiones es preciso utilizar injertos, es decir, fijar en distintos puntos del esqueleto nasal pequeñas piezas tomadas de tejidos del propio paciente, como cartílago o hueso, o bien piezas de materiales sintéticos especiales, como Medpor®.

<< Anterior

Siguiente >>

About Author

Related posts

Deja un comentario