fbpx

Ginecomastia y ftalatos

Ginecomastia y ftalatos

Investigadores en Turquía hallaron altos niveles en sangre del plastificante más común, DEHP, en un grupo de varones con un aumento anormal del tamaño mamario, un trastorno común que padece hasta el 65 por ciento de los adolescentes, llamado ginecomastia puberal.

El problema suele solucionarse sólo con la salida de la pubertad.

"Desafortunadamente, estamos todos expuestos (a esa sustancia química) a través del contacto directo", la respiración y la alimentación, dijo a Reuters Health Elif N. Ozmert, de la Universidad de Hacettepe, en Ankara, Turquía.

"Algunos ejemplos son los productos de cuidado personal, las pinturas, los materiales de construcción, los muebles, la ropa, las dentaduras postizas, los juguetes, los productos de limpieza, los insecticidas, los alimentos y ciertos dispositivos médicos y farmacéuticos", añadió.

Estudios previos habían demostrado que los ftalatos se acumulan en los tejidos y pueden tener efectos dañinos, escribió el equipo de Ozmert en la revista Pediatrics.

El equipo determinó los niveles de DEHP, y su derivado MEHP, en 40 varones de entre 11 y 15 años, con ginecomastia y en 21 varones sanos sin antecedentes de la condición.

Se detectó DEHP en todas las muestras de sangre y MEHP en todos los varones con ginecomastia y en 19 de 20 varones del grupo de control.

Los niveles de DEHP en sangre eran mucho más altos en los varones con ginecomastia que en aquellos sin el trastorno. Las cantidades de MEHP también eran mucho más altas en los jóvenes con ginecomastia que en el resto de los participantes.

Según el equipo, los varones con los niveles más altos de MEHP tenían 25 veces más riesgo de sufrir de ese aumento del tamaño de las mamas.

Los ftalatos "podrían" influir en la aparición de la ginecomastia puberal, concluyó el equipo que, no obstante, advirtió que el estudio fue pequeño y no aporta conclusiones definitivas.

Steve Risotto, director senior de Phthalate Esters, afirmó que el Consejo Estadounidense de Química tiene dudas sobre el estudio. "No encaja en la ciencia tradicional", declaró por escrito a Reuters Health.

Por ejemplo, señaló Risotto, el trabajo no halló niveles hormonales anormales, "aunque la ginecomastia suele ser un problema de origen hormonal".

El equipo sugiere que el DEHP imitaría la actividad del estrógeno, agregó Risotto, lo que explicaría el aumento de la incidencia de la ginecomastia. "Pero, una cantidad significativa de datos de laboratorio nos dice que ni el DEHP ni el MEHP tiene actividad estrogénica", agregó.

Risotto dijo también que, "quizás, el resultado más interesante" es que los niveles de ambas sustancias en sangre no estuvieron asociados con una reducción de la testosterona, lo que otros científicos habían utilizado para explicar cómo afectan el desarrollo de los órganos reproductivos masculinos.

Aun así, hasta que se realicen más estudios, Ozmert sugiere reducir la exposición a los ftalatos. "Aunque no podemos anularla, podemos reducirla", expresó.

Para lograrlo, Ozmert recomendó evitar el uso de tazas y recipientes plásticos, en especial para los alimentos calientes.

Esas tazas, incluidas las mamaderas, nunca deben calentarse en el horno microondas, dijo Ozmert. El equipo recomendó también evitar los juguetes de plástico y de productos cosméticos innecesarios, y recomendó el lavado de manos para evitar la contaminación.

Fuente: Medline Plus 15.12.2009

About Author

Related posts

Deja un comentario