fbpx

El lifting pierde popularidad ante el ascenso del Botox

El lifting pierde popularidad ante el ascenso del Botox

Por primera vez en los últimos años, el lifting no se encuentra entre las cinco operaciones de cirugía estética con más demanda en Estados Unidos y ha visto superada su popularidad por tratamientos como el bótox.

Las técnicas quirúrgicas continúan perdiendo terreno frente a tratamientos más revolucionarios y, a la vez, menos dolorosos y traumáticos, según ha revelado el informe anual de la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos.

"Esta tendencia responde al aumento del número de pacientes que prefiere combatir los efectos de la edad con tratamientos que no implican tanta alteración del cuerpo, como las inyecciones", dijo en un comunicado Bruce Cunningham, presidente de la asociación.

El año pasado la popularidad del lifting cayó un cinco por ciento más y "sólo" 109.000 estadounidenses eligieron ese procedimiento para eliminar de su rostro los síntomas del paso del tiempo.

Parece que el lifting, muy popular en la década de los 90, ha perdido la batalla y ha iniciado el nuevo milenio con una imparable cuesta abajo, como demuestra el dato de que en los últimos cinco años el número de tratamientos se ha reducido en casi un 20 por ciento.

En la actualidad, procedimientos más innovadores y menos traumáticos para el paciente, como el bótox, han conquistado el alma del mercado estadounidense, donde el año pasado casi cuatro millones de personas, en su mayoría mujeres, apostaron por él.

El bótox, como se conoce al preparado farmacológico de una neurotoxina producida por la bacteria "Clostridium Botulinum", permite reducir las arrugas mediante un debilitamiento de la contracción muscular facial.

Su uso cosmético fue aprobado por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de EEUU en abril del 2002, aunque desde finales de los años 80 comenzó a ser utilizado por oftalmólogos para tratar diversas dolencias.

Pese al reinado del bótox, otros tratamientos popularizados por el "star system", como el aumento de glúteos, han desatado la curiosidad de la sociedad y han comenzado a ser cada vez más solicitados.

"Los glúteos solían ser algo que se ocultaba, mientras que ahora es una parte del cuerpo que se quiere enseñar", dijo al diario "The New York Times" el cirujano Thomas Roberts III, que por unos 20.000 dólares es capaz de diseñar un "trasero" a medida.

Sin embargo, la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos señala que esta moda responde más a su divulgación en los medios de comunicación que a una realidad social, "ya que este tipo de procedimientos no se realiza en número elevado".

"Esto no quiere decir que no incrementen su popularidad en el futuro pero, hasta el momento, no son tan populares entre los clientes como han transmitido los medios", puntualizó Cunningham.

El mundo de la belleza quirúrgica mueve anualmente cerca de 9.500 millones de dólares en EEUU y progresivamente se ha conseguido romper el mito de que esos tratamientos eran un coto exclusivo para ricos y famosos.

Según los estudios llevados a cabo por la asociación, "un 71 por ciento de las personas que se someten anualmente a tratamientos estéticos tiene unos ingresos anuales inferiores a 60.000 dólares, mientras que sólo el 13 por ciento supera los 90.000 dólares".

Sin embargo, en una sociedad donde poseer una imagen atractiva continúa siendo sinónimo de éxito, esta democratización de la belleza, esculpida con bisturí, ha conseguido incrementar de manera exponencial el riesgo de llevar el culto al cuerpo hasta el extremo.

El informe revela un dato alarmante: más de 330.000 jóvenes estadounidenses, de 18 años o menos, se sometieron a tratamientos de cirugía estética cosmética en el 2005.

Fuente: DiarioHoy 17.03.06

About Author

Related posts

Deja un comentario