Cirugía íntima (labioplastia) - Centro Médico Prada

Cirugía íntima (labioplastia)

Cirugía íntima

Cirugía estética íntima de los labios vulvares (labioplastia)

Es posible que tengas un problema que no le hayas contado a nadie, quizá porque temes que las personas cercanas de tu vida no lo comprendan, que no le den importancia, o porque te dé vergüenza hablar de estos temas.

Y a ti, sin embargo, te preocupa y hace que no estés a gusto del todo.

Me refiero al aspecto de tu zona genital, y en concreto de los labios menores de la vulva (los repliegues de piel que hay a ambos lados de la entrada de la vagina), en cuanto a su tamaño y su forma: si son grandes, de forma que asoman y cuelgan por fuera de los labios mayores, o bien asimétricos, muy diferentes uno del otro.

Quizá te molesta porque la ropa apretada te produce rozaduras en ellos, o bien al ir en bici o montar a caballo.

O te cohibe a la hora de estar con tu pareja, porque piensas que se va a fijar y va a sentirse menos atraído/a por ti (incluso aunque no haya dado muestras de ello en absoluto).

A lo mejor se lo has contado a tu ginecólogo/a, como les pasa a muchas pacientes mías. Pero, claro, no es una enfermedad, por lo que él/ella te ha dicho que no pasa nada, y ya está. Que no hay que hacer nada con ello. Pero tú sigues descontenta.

¿Pero tiene arreglo? La buena noticia es que sí, y muy sencillo, además. Hay una operación, llamada labioplastia vulvar, o más técnicamente ninfectomía, que consiste en reducir el tamaño de estos labios, eliminando la piel sobrante, para dejarlos iguales y por dentro de los labios mayores, que es donde deben estar.

Puede ocurrir que te sobre piel no sólo en los labios menores, sino también en el capuchón del clítoris, un repliegue de piel que cubre éste por encima.

No hay problema: también se puede eliminar la piel sobrante de esa zona, y, muy importante: sin afectar para nada la sensibilidad de este delicado órgano. En todo caso, muchas veces el disfrute sexual mejora, ya sin la barrera de tanta piel recubriendo.

Esta operación, que se puede realizar en régimen ambulatorio con anestesia local y sedación, cada vez es más solicitada, a medida que las mujeres con este problema van escuchando en los medios y van enterándose de que esta solución existe.

Otras intervenciones que las mujeres piden a menudo para la zona íntima son la liposucción de pubis, si éste es abultado, y, con menor frecuencia, el relleno mediante injerto de grasa en el monte de Venus o en los labios vulvares mayores, si ocurre lo contrario, es decir, que se encuentran vacíos de contenido.

Además, muchas mujeres aprovechan las ventajas que les ofrece el Centro Médico Prada, mi clínica de Sevilla, para hacerse un tratamiento integral de la zona íntima, incluyendo la depilación láser de las ingles ya sean bikinibrasileñas o totales.

Consúltame sobre los tratamientos integrados, si te interesan algunos de ellos.

Puedes obtener información sobre la labioplastia u otras intervenciones de cirugía íntima femenina en mi clínica de Sevilla. La consulta informativa conmigo es gratis y sin compromiso. 

En las páginas siguientes te hablo de este grupo de cirugías con más detalle, incluyendo los posibles riesgos y precauciones a tomar.

Puede ser también interesante para ti mi sección de Preguntas frecuentes sobre cirugía íntima, donde podrás encontrar respuestas a la mayoría de las dudas que mis pacientes me plantean en consulta.

Puede interesarte también visitar la sección de Noticias sobre cirugía estética genital.

RESOLVEMOS TUS DUDAS

Antes de adentrarnos en detalles sobre la labioplastia o cirugía estética de los labios vaginales (vulvares), incluyendo los mayores y menores, es necesario conocer su función sexual, tanto interiormente como exteriormente, y saber más sobre su valor a la hora del sexo.

  • Los labios mayores se localizan en la zona más externa de la vulva y consisten en dos pliegues de piel rellenos de tejido adiposo, es decir, de grasa, y recubiertos por pelos ásperos.  Estos labios empiezan en el monte de Venus y desaparecen en el perineo (espacio que hay entre el ano y la vulva).  Su medida es de 7 a 10 cm. de largo. Y por eso su volumen tiene importancia, ya que protegen las partes más delicadas e íntimas de la vulva frente al resecamiento, al rozamiento y a la exposición a sustancias nocivas. Evidentemente, en las niñas los labios mayores son más consistentes y tienden a mantenerse más unidos, pero con el crecimiento, y sobre todo en las mujeres que han tenido partos, tienden a aflojarse progresivamente.
  • En cuanto a los labios menores, su tamaño es generalmente de 25 a 35 mm. de largo, de 8 a 15 mm. de altura y de 3 a 5 mm. de espesor, pero pueden variar mucho según el estado de excitación en que la mujer se encuentre.

Durante el coito, todas estas medidas sufren alteraciones, pudiendo hasta triplicar el tamaño en el caso de los labios mayores. Los labios mayores tienen sólo una pequeña cantidad de sensibilidad erótica, pues sirven como órganos de protección y en esos casos los órganos no tienen mucha sensibilidad. Son puntos eróticos del cuerpo de la mujer, por lo que pueden ser mucho mejor observados en estado de excitación. El color natural de la piel de los labios menores es muy variable de una mujer a otra, desde el color rosado hasta un color cercano al del vino tinto y hasta marrón. Con la exitación, pueden variar de color hacia un mayor enrojecimiento, aunque después del orgasmo vuelven a su color original.

¿Sabía que la manipulación de los labios menores puede afectar al clítoris?. La razón es porque están provistos de un punto situado bajo el clítoris que es una zona altamente erótica y entonces, si son tensados, frotados, ese punto sensible será forzosamente estimulado, pudiendo causar un aumento de tamaño de estos.

La labioplastia consiste en la disminución de los labios menores hipertróficos (más grandes de lo considerado normal), aunque estos varían de mujer a mujer y lo que puede ser demasiado grande para una, puede ser considerado normal por otra.

En el Centro Médico Prada de Sevilla somos especialistas en esta cirugía. Se trata de un procedimiento sencillo, que puede realizarse con anestesia local y sedación, y consiste en eliminar el exceso de piel en los mismos y dar unos puntos de sutura. La incisión suele cicatrizar muy bien, a pesar de ser la región genital una zona húmeda, precisando solamente de una mínima higiene diaria.

Los resultados suelen ser altamente satisfactorios y la mujer puede, en menos de un mes y dependiendo de la facilidad de cicatrización, tener una vida sexual normal sin avergonzarse de sus labios vaginales.

Con frecuencia es necesario complementarla con una reducción del capuchón del clítoris.

La liposucción de la zona íntima consiste en la retirada del exceso de grasa del monte de Venus, que es la parte externa de la vulva donde se localiza el vello púbico.
Este exceso de grasa provoca un pubis prominente y con exceso de volumen. En muchas mujeres, tener ese exceso de grasa les hace sentir vergüenza y hasta dificultades para practicar el sexo en determinadas posturas, lo que les hace sentirse limitadas en sus actividades sexuales.
Con carácter general, la liposucción del monte de Venus es una cirugía que se realiza con anestesia local y sedación.
Dada la localización de la grasa, las cicatrices derivadas de esta liposucción son mínimas y quedan bajo el vello púbico. Los resultados son muy satisfactorios, consiguiéndose una pérdida de volumen con una retracción de la piel.

Esta intervención suele hacerse conjuntamente con la labioplastia, pues es frecuente que mujeres con labios menores grandes presenten a la vez un exceso de piel alrededor del clítoris, en la zona conocida como capuchón del clítoris.

Asimismo, la reducción puede realizarse de forma aislada sin necesidad someterse a una labioplastia.

La reducción de la piel del capuchón se realiza bajo anestesia local y sedación en una clínica. La cirugía dura alrededor de una hora y la paciente, dependiendo de la evolución del postoperatorio inmediato, puede volver casa el mismo día.

Los resultados son muy satisfactorios ya que se consigue que muchas mujeres disfruten de mejores relaciones sexuales, así como de una mejor calidad de vida.

La edad, los regímenes o la pérdida excesiva de grasa por la práctica de ejercicio, pueden llevar a la zona íntima a volverse fláccida e incómoda durante el acto sexual. Una colocación de grasa mediante injerto (lipofilling) en el monte de Venus, además de resolver el problema, no deja cicatrices.

La técnica consiste en realizar una mínima liposucción en otra parte del cuerpo (generalmente del abdomen) e infiltrar seguidamente la grasa obtenida en los labios mayores si éstos han perdido su volumen inicial por el paso del tiempo o pérdida de peso. Así, mediante este injerto de grasa (también llamado lipofilling) conseguimos el aumento y engrosamiento de dichos labios.

La intervención se realiza bajo anestesia local y sedación en un hospital. Dura aproximadamente una dos horas y la paciente puede volver a casa el mismo día.

Los resultados son realmente satisfactorios, ya que la vulva vuelve a tener el aspecto saludable y juvenil perdido por el paso del tiempo.

Es frecuente que mujeres con labios menores grandes presenten asímismo un exceso de piel alrededor del clitoris, en la zona conocida como capuchon del clitoris.

Este exceso de piel puede provocar molestias debidas al roce o durante las relaciones sexuales.

Existe una sencilla intervención, que puede realizarse en combinación con una labioplastia o no, que consiste en extirpar ese exceso de piel.

La intervención suele durar algo menos de una hora, y se realiza con anestesia local y sedación.

VISÍTANOS

LA PRIMERA CONSULTA ES GRATUITA