fbpx

Aprueban el uso del bótox para migrañas crónicas en EE.UU.

Aprueban el uso del bótox para migrañas crónicas en EE.UU.

La toxina botulínica o bótox, ampliamente utilizada en Medicina Estética para el tratamiento de las arrugas de la cara, además de tener otros usos en Neurología y Traumatología, ha sido autorizada recientemente por las autoridades de Estados Unidos para el tratamiento de las migrañas crónicas.

La compañía Allergan®, productora de una de las marcas comerciales más conocidas de este producto, ha realizado dos estudios que demuestran que la utilización de este fármaco reduce de forma significativa el número de días que los pacientes afectados sufren dolores de cabeza intensos.

Los estudios se realizaron uno en Europa y otro en E.E.U.U., empleando más de 1.300 voluntarios durante 6 meses.

Los pacientes a quienes se administró bótox presentaron, de media, entre 7,8 y 9,2 días menos de dolor de cabeza al mes.

Quienes habían recibido el placebo (una sustancia sin efectos médicos) también mostraron un beneficio, pero menor: entre 6,4 y 6,9 días menos, lo que se puede achacar a la sugestión.

La Dra. Elizabeth W. Loder, neuróloga de la Harvard Medical School (EE.UU.) que participó en algunas fases de la investigación, comenta que, aunque los resultados estadísticos parecen modestos, hubo pacientes que experimentaron una mejoría espectacular, mientras que otros apenas notaron el efecto e incluso algunos sufrieron un ligero empeoramiento.

Aunque haya casos en que la toxina no hace efecto en absoluto, e incluso en algunos empeore el cuadro, las expertos creen que se puede considerar al bótox como un tratamiento más para esta dolencia dentro del abanico de opciones que manejan los neurólogos en el tratamiento de la misma.

El Dr. Jesús Porta, del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, confirma que algunos pacientes sienten una mejoría espectacular con este tratamiento, mientras otros no notan ninguna, pero que en principio está de acuerdo con que se autorice el fármaco para este fin.

Se define la migraña crónica, según la FDA (agencia americana del medicamento) como aquélla que se produce al menos 15 días al mes y dura 4 horas o más al día.

Por tanto, se considera que merece la pena intentar el tratamiento, aunque a algunas personas no les mejore mucho, ya que para aquéllas a las que sí beneficia puede suponer la diferencia entre poder ir a estudiar o a trabajar con normalidad, o tener que quedarse en casa incapacitados con asiduidad.

El tratamiento se aplica cada 3 a 6 meses, según cada caso, mediante inyección alrededor de la cabeza con una aguja muy fina, siendo precisos un total de 21 a 31 pinchazos por sesión, que son un poco molestos, pero perfectamente tolerables. Debe ser aplicado siempre por un médico, por ejemplo, un neurólogo o un médico estético.

El Dr. Porta apunta también que el balance puede ser positivo no sólo desde el punto de vista médico, sino también económico, ya que, aunque la toxina botulínica es un fármaco caro, su uso podría evitar o reducir el empleo de otros fármacos para la migraña que también son caros, y además reducir el número de días de baja laboral en estos pacientes.

Dra. Prada.

Fuente: El Mundo 18.10.10

About Author

Related posts

Deja un comentario